Inicio Destacadas Cuatro cosas a las que los dominicanos le darán seguimiento en 2021

Cuatro cosas a las que los dominicanos le darán seguimiento en 2021

6

Toques de queda, deudas, crisis económicas, clases virtuales, vacunas, distanciamiento social y coronavirus han sido los principales tópicos del presente año, los cuales nos hacen cuestionar hacia dónde va Republica Dominicana luego de la pandemia que tomó a todos desprevenidos.

Tras identificarse la enfermedad del nuevo coronavirus el 1 de diciembre del 2019 en Wuhan, provincia de Hubei en China, en un grupo de personas con neumonía desconocidas, los gobiernos nunca imaginaron que tales síntomas fueran a repercutir en todo el planeta y menos que deberían enfrentarse a una pandemia como la vivida en 1918.

República Dominicana no fue la excepción al virus debido a las pocas medidas en cuanto a las restricciones, supervisión de las actividades y la llegada de extranjeros al país. Por tanto, el 1 de marzo del presente año llegó el primer caso de la enfermedad. Claudio Pascualini, un ciudadano italiano de 62 años, fue el primer paciente.

Los próximos días fueron decisivos para la propagación.

La falta de conciencia por empresarios, ciudadanos y acción del gobierno llevaron de un primer infectado a un segundo, luego un tercero, cuarto, quinto, doscientos, quinientos, mil… hasta llegar al boletín 280 con 163,654 infectados.

Las muertes por la enfermedad han llegado hasta 2,404.

Sin mencionar las cifras enormes de los Estados Unidos y otros países.

La vacuna es la solución más aclamada en el país y el mundo, con la esperanza de volver a la anterior normalidad. Por igual estos meses se ha batallado con la eliminación del toque de queda por parte de los ciudadanos.

El ministro de Salud Pública, Plutarco Arias, aseguró que para el mes de marzo del próximo año República Dominicana estará aplicando la vacuna contra el coronavirus, de las contratadas con la farmacéutica AstraZeneca, en conjunto con la Universidad de Oxford.

Todos los trámites están hechos con tres grupos que van a producir vacunas y “posiblemente tengamos en febrero las vacunas disponibles, pero lo más seguro, seguro, es que estaremos administrándola en marzo”, dijo Arias.

El 31 de octubre del presente año fue firmado el acuerdo de compra-venta por el presidente Luis Abinader, y la vicepresidenta, Raquel Peña, con el presidente de la compañía AstraZeneca para Centroamérica y el Caribe, Rafael Mendoza, anticipando la adquisición de 10 millones de vacunas contra la Covid-19, para aplicarlas a cinco millones de personas vulnerables a la enfermedad.

El presidente de la República garantizó que el Ministerio de Salud Pública tiene la logística preparada para la distribución de la vacuna al llegar al país.

La adquisición de las vacunas tendrá un costo de 40 millones de dólares, de los que el sector privado aportó los primeros ocho millones.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) ubicó a República Dominicana entre los cuatro países de la región cuyo nivel de endeudamiento con acreedores externos supera el 70% de su PIB.

Las demás naciones que acompañan al país son Paraguay, Nicaragua y Panamá.

El informe indica que debido al deterioro de las cuentas fiscales la deuda ha aumentado en la mayoría de los países, sin embargo, República Dominicana se encuentra entre los siete que muestran aumentos por encima del promedio.

El Banco Central (BCRD) justificó que el aumento de la deuda pública del país indicando que “no es la primera vez que una crisis provoca un aumento en el nivel de endeudamiento” y destacó que no es fortuito que la agencias calificadoras mundiales mantenga la calificación crediticia de la deuda soberana país.

Sostienen que la crisis del coronavirus (COVID-19) ha provocado una caída de la actividad económica de -7.7% que, junto a las medidas fiscales implementadas para apoyar a las empresas, a los hogares, y a los trabajadores, han implicado adiciones presupuestarias que podrían colocar el nivel de deuda dominicana alrededor de 68.1 % del PIB a final de este 2020.

Para estabilizar la relación deuda PIB en torno al 70%, el Gobierno requerirá de un balance primario consolidado de 1.8% del PIB en el largo plazo, mientras que para colocar el nivel de endeudamiento en una trayectoria descendente en el largo plazo, en 60% del PIB, este balance podría rondar entre 2.0 % y 2.3 % del PIB y para alcanzar un nivel de deuda de 50% del PIB, similar al observado antes de la crisis pandémica, en un periodo de 25 años, se podría optar por un balance primario de 2.4% del PIB.

Tras conocerse el coronavirus en el país, el Gobierno ha recurrido a préstamos para que el sector salud tenga los recursos del próximo año.

El 21 de diciembre, el Senado de la República aprobó en dos lecturas consecutivas el proyecto de Ley que autoriza al Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Hacienda, la emisión y colocación de valores de la deuda pública por 291 mil millones de pesos.

De acuerdo al Poder Ejecutivo, la función es colocar la deuda entre los inversores ofreciendo una rentabilidad por la tenencia de dichos títulos.

Iván Lorenzo vocero del Partido de la Liberación Dominicana dijo que el Gobierno actual ha tomado «más de 10 mil millones de dólares prestados».

“Hoy lamentablemente tenemos que acudir a esas herramientas para hacer que el país marche y para hacer que áreas sensibles, como por ejemplo el de la salud, tenga los recursos del año que viene para afrontar el reto que tenemos por delante”, expresó Paliza, ministro Administrativo de la Presidencia.

El año escolar seguirá desarrollándose en modalidad a distancia.

Los ministros de Educación y de Educación Superior han mostrado una postura firme ante la modalidad virtual para el próximo año, forma que dependerá de la evolución del coronavirus en el país, contemplando un inicio de docencia semipresencial en instituciones de educación superior para 2021.

“Hasta ahora la virtualidad se mantiene 100% hasta el término del curso. El presente curso deberá terminar en todas las universidades en diciembre. En enero, cuando inicie el próximo curso universitario, evaluaremos cómo sigue la pandemia”, explicó Franklin García Fermín, ministro de Educación Superior, Ciencias y Tecnología (Mescyt).

De acuerdo a lo argumentado por el ministro, se vislumbra la docencia semipresencial en las universidades para mediados del próximo año.

Uno de los factores más importantes para la brecha digital que existe en el país es el acceso a una mejor conexión a internet y banda ancha, debido a la gran demanda del servicio tras la pandemia.

Esto ha colocado el uso del internet como una de las primeras instancias producto de las clases virtuales tanto para universitarios como estudiantes de área básica en la Republica Dominicana.

Indotel informó que el servicio de acceso a Inter¬net creció en 0.78% en el mes de junio y aumentó 11.61% con relación a ju¬nio del 2019.

El miércoles siete de octubre del presente año, el gobierno dominicano presentó el proyecto 5G Banda Ancha, proyecto en marcha que se llevaría a cabo para el 2021.

El presidente Luis Abinader indicó que junto a la institución de telecomunicaciones iniciaron los contactos para establecer una licitación con la que se van a liberar y facilitar las bandas necesarias «lo antes posible», y llevar a cabo el proyecto 5G.

Dentro de las ventajas expuestas en la presentación, se informó que con la implementación de esta red se proporcionará el manejo de más conexiones simultáneas, internet más rápido y latencia mínima, lo que mejorará la calidad de los servicios.

Además, indicó que esta plataforma busca optimizar la educación a distancia, el desarrollo económico y garantizar la igualdad de oportunidades y competitividad a los ciudadanos.

Asimismo, agregó que estos meses de pandemia han puesto de manifiesto la realidad de la República Dominicana y la puesta en marcha de este plan «es lo que el país necesita para tapar la brecha digital».

El paso del Gobierno dominicano significó un roce en sus relaciones diplomáticas con Estados Unidos y China, en otro capítulo de la guerra comercial que ambas potencias vienen librando.

República Dominicana dijo que la selección de la tecnología de 5G quedaría en manos de las empresas de telecomunicaciones, con lo que dejaba abierta la puerta a inversiones china en el país en un sector considerado estratégico.

Luego el Gobierno varió su posición con declaraciones del presidente Luis Abinader, en el que vetaba las inversiones chinas a sectores estratégicos como puertos, aeropuertos y telecomunicaciones.

El país terminó firmando el protocolo “Red Limpia”, que impulsan los norteamericanos.